La vocación humanitaria de Claudia Cisneros comenzó junto a su abuela en el Hospital San Juan de Dios desde que era muy pequeña.